El Curriculum perfecto. ¿Existe?

No.  Así de sencilla es el respuesta.  Al igual que no existen los abuelos o padres perfectos, el trabajo perfecto, la sonrisa perfecta, etc…

Hasta aquí todo claro.  Lo que si es cierto es que hay pautas o lo que se denominan “claves” para conseguir que nuestro CV no sea descartado a la primera de cambio.

Lo primero de todo es tener claro que la persona que va a recibir nuestro CV va a ir directo al grano, va a buscar si cumplimos los requisitos exigidos.  Seguramente estaréis pensando “eso ya lo sabemos”,  pero lo que hay que plantearse es que nuestro CV tiene que ser atractivo a la vista, de fácil lectura, limpio y ordenado.  Hay que prestar atención a los detalles como que no este doblado, que no contenga faltas de ortografía, y si lo enviamos por correo electrónico  hay que prestar especial atención a la redacción, los estilos, formatos, etc..

Podemos ser los mejores, pero si no somos capaces de hacérselo saber al seleccionador no nos vale para nada. Los trucos empiezan con una buena redacción, que sea breve, clara y precisa.

 

Datos esenciales

Hay algo que es invariable para todos los modelos de currículum, y es que siempre recogen:

  • Datos personales
  • Formación académica
  • Experiencia profesional

 

Como información adicional, te recomiendo incluir en el currículum:

  • Idiomas
  • Informática
  • Formación en habilidades
  • Objetivos profesionales y otros datos de interés

Los datos personales nos gusta que figuren al final del mismo. Si se tiene una experiencia profesional dilatada, lo más recomendable es detallarla en primer lugar. En caso contrario, es mejor indicar los datos académicos primero y luego la experiencia profesional.

 

Datos personales

Este apartado debe incluir los siguientes datos:

Nombre y apellidos.

Dirección permanente (incluir el código postal).

Teléfonos de contacto (fijos y móviles).

E-mail.

Fecha y lugar de nacimiento,

Estado civil. (opcional)

 

Datos académicos

Este apartado se puede dividir en dos partes:

  1. Formación oficial (carreras oficiales, títulos de FP, programas de postgrado).
  2. Cursos complementarios (formación ocupacional, cursos y seminarios, etc.).

Te recomendamos incluir los siguientes datos: Nombre del título, Nombre del centro, Fecha en la que se realizaron los estudios (inicio y fin), Duración.

En el apartado de datos académicos nos interesa comenzar por la formación a destacar, tales como estudios universitarios, cursos de postgrado o similares, que normalmente se corresponden con el objetivo profesional.

En el apartado de cursos complementarios debemos incluir sólo aquellos cursos que se adecuen al puesto ofertado o que sean de interés para la empresa. Por ejemplo, si estás buscando un empleo como desarrollador, no incluyas en tu formación complementaria los cursos de baile, cocina o actor de doblaje.

 

Experiencia profesional

La experiencia profesional es fundamental. La elaboración de este apartado y el modelo a elegir varían según la trayectoria de cada candidato. Sea cual sea el modelo elegido, es indispensable incluir: Nombre de la empresa, Nombre del puesto, Duración en el puesto (fechas de inicio y fin), Departamento donde se desarrolló la actividad laboral, Breve descripción de las funciones más relevantes. También se puede incluir un apartado de Referencias, donde se indica el nombre de un profesional de esa empresa que puede dar cuenta de nuestro perfil

  • Que debo hacer si no tengo experiencia o tengo poca:

Los candidatos que no cuentan con una gran experiencia profesional, deben elegir el modelo de CV cronológico inverso, es decir, empezar por las experiencias más recientes.

Es importante señalar si se realizaron prácticas durante los estudios, ya que se consideran experiencia profesional y es uno de los aspectos más valorados por los responsables de Recursos Humanos. También incluir toda la información relativa a trabajos de voluntariado, así como la participación en asociaciones estudiantiles.

  • CV del profesional

Si se elige el modelo cronológico o cronológico inverso, es conveniente destacar la evolución profesional resaltando el puesto, las actividades desarrolladas y los logros obtenidos.

La mejor manera de destacar la trayectoria profesional es elegir el modelo funcional, donde se resaltan las funciones y responsabilidades adquiridas en los trabajos anteriores.

Idiomas

Por lo que respecta a los idiomas, se debe señalar: Nombre del centro o escuela de idiomas, Años de estudio invertidos en la formación, Certificados obtenidos / Nivel de dominio, Estancias en el extranjero dedicadas al estudio de idiomas.

Por lo general, el nivel de conocimiento de idiomas se mide según la siguiente escala:

  • Nivel bajo: conversación sobre temas básicos, utiliza los tiempos verbales de pasado, presente y futuro en frases sencillas. No tiene fluidez y comete muchos errores, tanto en la pronunciación como en la escritura.
  • Nivel medio: puede mantener una conversación sobre temas comunes, pero con poca fluidez. Utiliza y reconoce los tiempos verbales pero comete errores. Aunque su vocabulario es limitado, puede leer textos de mediana complejidad.
  • Nivel alto: se comunica con fluidez y comete pocos errores. Puede hablar de temas abstractos como las emociones y se defiende en contextos muy variados, aunque no conozca el vocabulario específico. Es capaz de expresarse por escrito sobre temas diversos, con una correcta argumentación de sus ideas.
  • Nivel bilingüe: se relaciona con fluidez en cualquier contexto, tanto hablando como por escrito. Puede traducir sin dificultad.

Si quieres aportar información más específica sobre tu conocimiento de idiomas, utiliza la siguiente valoración, con su correspondiente nivel de dominio (Leído, Hablado, Escrito, Traducción).

Si tus conocimientos de idiomas son bajos, tanto hablado como escrito y leído, es preferible que no lo incluyas en tu currículum, pues más que aportar un valor añadido podrías estar resaltando un factor negativo para tu perfil profesional.

Si conoces la equivalencia con el marco común europeo es importante reflejarlo.

Informática

En el apartado correspondiente a informática es conveniente especificar: Nombre de la aplicación / lenguaje de programación, Nivel de los conocimientos, Certificados o diplomas que acrediten tu formación en el área informática.

Por lo general, el nivel de conocimientos informáticos se mide según esta escala: Usuario, Usuario Avanzado, Profesional, Experto.

Los conocimientos informáticos se dividen en áreas o familias de aplicaciones:

  • Ofimática (Procesadores de texto, Hojas de cálculo, Servicios de Internet, correo electrónico, etc.).
  • Bases de datos (Access, Oracle, SQL Server, datawarehouse, MySQL, etc.).
  • Comunicaciones (Internet, Redes, Router, Redes TCP/IP, VoIP, Wireless, etc.).
  • Diseño (Autoedición, Flash, HTML 5, Frontpage, CAD, Dreamweaver, CSS, Freehand, 3D Studio, Photoshop, Corel Draw, Illustrator, QuarkXpress, Indesign, etc.).
  • Herramientas de Gestión (SAP , Contaplus, Facturaplus, Nominaplus, CRM, GIS, e-commerce, etc.).
  • Lenguajes de Programación (ASP/.NET, Java, C/C++, J2EE, HTML, Visual Basic, XML, etc.).
  • Paquetes Integrados (Lotus, Microsoft Office, MS Project, etc.).
  • Sistemas Operativos (Linux, Macintosh, UNIX, Windows, Android, IOS, Open BSD, etc.).

Otros datos de interés

El currículum vitae puede finalizar con una sección que englobe todos aquellos datos adicionales que sean de interés para la empresa o digan algo de nuestra personalidad.

En ella se puede incluir, entre otros datos, información sobre: Adscripción a colegios profesionales y asociaciones, Premios, Publicaciones, Referencias personales y profesionales, Aficiones y hobbies, Trabajos de voluntariado, carnet de conducir, disponibilidad para viajar,…

Objetivo profesional

Por último, es interesante incluir un párrafo al inicio o al final del documento, donde expreses tus objetivos profesionales y personales.

Recuerda que el objetivo profesional debe hacer referencia al puesto de trabajo al que quieres optar. No tiene sentido decir que nuestro objetivo profesional es trabajar en marketing de la empresa, cuando el puesto al que optamos es de técnico de sonido.

 

La información tiene que presentarse de forma esquematizada.  Mi recomendación es huir de las plantillas que ofrece internet.  El redactar un curriculum de manera personal nos da una ventaja, la diferenciación.

En el CV debes reflejar la verdad, en algunos post se leen cosas como “si sabes algo de de idiomas, puedes poner dominio de ingles, francés…”. Yo no te lo recomiendo, es un punto negativo para ti en el momento en que esa aptitud se ponga a prueba, además de las perdida de tiempo para los reclutadores que van a tener en cuenta a la hora de contar o no contar contigo.  Es preferible formarse e indicar que te estas formando a dar por sentado que tienes un nivel de idiomas que no tienes.  Lo mismo ocurre con el resto de requerimientos.  Por lo tanto mi consejo es que seas honesto.

Los datos que debes mantener accesibles son los datos de contacto.  Pon en un lugar destacado tu teléfono móvil.  Me permito darte un consejo, intenta no tenerlo apagado o con un tono de espera poco adecuado, no es algo que vaya a decidir tu candidatura pero si que es cierto que estos detalles hoy en día hay que cuidarlos, igual que ocurre con el tema de redes sociales  y de los que hablare en otro post.

Hoy en día es fundamental disponer de correo electrónico.  Debes intentar que sea un correo serio.  En ocasiones me he encontrado correos del tipo “enbolas@xxxxxxxxx.com o rioelultimo@xxxxxxxx.com”, estos correos aunque cumplen su función (recibir y enviar correos) denotan falta de seriedad.  Si por un casual no dispones de correo electrónico te dejo el enlace para que puedas crear una cuenta gratuita de Gmail:

Crear una cuenta gratuita de Gmail

Veras que es muy sencillo.

El CV perfecto no existe pero nosotros debemos hacer que nuestro CV sea diferente y destaque.