El curriculum que nos gustaría recibir. Parte III

La carta de presentación ya no es “un imprescindible”.

Estamos en un momento tecnológico.  Usa la imaginación.  Trabaja el curriculum emocional.  Preséntate mediante un video.  Habla de ti, cuéntanos cual es el granito de arena que quieres aportar y porque. O simplemente hablamos de tus retos alcanzados, a quien has ayudado por el camino y que te ha hecho crecer y ser mejor persona.

En esto, sin duda, podemos ayudarte 🙂