El curriculum que nos gustaría recibir. Parte VI

Ya sabes que estamos en el siglo XXI

Probablemente lees esto porque lo has encontrado a través de una red social o alguien lo ha compartido, lees blogs, ves vídeos de gatitos en youtube, cuelgas “selfies” en Instagram o gestionas una comunidad en Google+.

Piensa por un momento:

¿Por qué los únicos datos que me das a conocer son un teléfono, un mail y una dirección?.

¿Qué me dicen estos datos de ti?.

Si me mandas un currículum, aparte de poner tus direcciones de redes sociales en él, mándanos justo antes una invitación desde Linkedin.

Total lo vamos a mirar.

Si lo encontramos todo abierto ¿que pensaremos?

Si lo vemos todo cerrado ¿escondes algo?

 

(Anécdota: Pese a que realizar vídeos y editarlos es parte de nuestro trabajo, aún nadie me ha mandado nunca un videocurriculum o un enlace a un vídeo que colgó en youtube de sus pasadas vacaciones para demostrarme que tiene idea de edición de vídeo).